Dennis Malavé

En 1997, comencé a jugar béisbol profesional. Me sentía feliz y con la esperanza de hacerlo todo en la vida. En 1998 me fui para los Estados Unidos y comenzaron las lesiones al hombro y tobillo. Mis esperanzas estaban muertas porque físicamente y espiritualmente yo estaba destrozado y mi vida no tenía propósito ni sentido y ahora yo estaba perdiendo algo que yo amaba y que era tan importante para mí.

Dios usó mi sufrimiento para ofrecerme una esperanza viva y así mi futuro no dependería mas de un deporte, sino de aquel por el cual fueron creadas todas las cosas...Jesucristo (Colosenses 1:16).

El 8 de Octubre de 1999, yo acepté el regalo de Dios, Jesucristo, como mi único Dios y Salvador personal, sabiendo que Él pagó la penalidad de mis pecados (Juan 3:16; Romanos 10:9).

Luego, mi muñeca se lesionó dos veces y tuve que operarme dos veces, pero todo era diferente ahora. Yo tenía a Cristo en mi vida y Él me dio Su amor, Su paz, Su fuerza y Su compañía para atravesar las dificultades en la vida. (Romanos 8:28; Filipenses 4:13).

Hoy, 2002, aunque sigo en clase “A”, me siento victorioso. Tu también puedes ser un vencedor si aceptas el amor de Dios. Tu puedes vivir la vida victoriosa. “Antes, en todas estas cosas, somos mas que vencedores por medio de aquel que nos amó.” (Romanos 8:37)

If you would like to know more about Jesus and what He can do for you, just click the button on the left side of your screen to change your life.